Depilación con IPL

Hoy día, la eliminación definitiva del vello corporal es una de las prioridades estéticas más importantes de la mayoría de las mujeres (y de muchos hombres).

La depilación IPL ayuda a conseguir la pérdida progresiva de vello, utilizando tecnología lumínica para debilitar el folículo piloso y conseguir que este deje de producir pelo, resultando efectiva en casi todos los tipos de piel.

Este tratamiento, también llamado Fotodepilación o Luz pulsada intensa, es de carácter progresivo y permanente. Es decir, hace que el pelo disminuya de manera progresiva, lo debilita y consigue que tarde más en volver a crecer.

El funcionamiento de este sistema se basa en la aplicación de pulsos de luz a un grupo reducido de folículos pilosos. Estos pulsos provocan un aumento de temperatura en las zonas con más melanina, sobre todo en los vellos oscuros, de forma que la raíz del pelo termina por quemarse.

La depilación IPL se basa en un examen previo del fototipo y vello de cada paciente, y aplicada por profesionales, resulta completamente segura y no crea daño alguno a la piel.

 

Entre las ventajas de la depilación IPL se encuentran:

  • Es un sistema de aplicación rápida y segura.

  • Resulta más adaptable a más tipos de piel y vello frente al láser.

  • Los resultados son visibles desde la primera sesión, con la caída del vello.

  • No es invasiva.

vertic_880_0.jpg
1601891892780.jpg
VINILO.png
VINILO-2.png

Depilación con cera caliente

Cita de cera

Aunque en el mercado existen otros sistemas, lo cierto es que hoy por hoy, la depilación con cera sigue siendo el sistema más demandado para acabar con el vello.

Que si duele, que si apenas dura, que si irrita…


Todas estas afirmaciones ya forman parte de la historia. Al día de hoy las diferentes fórmulas, cada vez más avanzadas y la técnica de nuestras profesionales, hacen que este tratamiento sea prácticamente indoloro. La depilación con cera es garantía de un resultado impecable y duradero: Arranca el vello de raíz, tarda tres o cuatro semanas en volver a aparecer y se va debilitando a lo largo de las sucesivas sesiones.


La cera caliente es el sistema más tradicional. Está elaborada a partir de cera de abeja, chocolate y una resina que le proporciona una consistencia más elástica y cremosa. Es de gran efectividad dado que se adhiere perfectamente a la piel. Presenta la ventaja de facilitar la extracción del vello, ya que produce una pequeña dilatación en el folículo piloso, de esta forma la depilación resulta más suave y prácticamente indolora.